Sáb. Jun 25th, 2022


“Nuestro cónsul en Moscú se ha mantenido en contacto permanente con las autoridades rusas de control de fronteras de ese aeropuerto”, se lee en el comunicado público disponible en la página oficial del consulado en Facebook. “Como parte de la atención consular, durante su visita al aeropuerto el cónsul intercambió con nuestros nacionales y precisó detalles para su retorno seguro a Cuba, a la mayor brevedad posible”, indica sin más explicación sobre los posibles motivos de la prohibición de entrada a los cubanos, a pesar de estos haber pagado pasajes a precios que por estas fechas ascienden a 2.000 dólares.

El mismo 4 de diciembre, la pasajera Marisleisis Díaz denunció en el grupo cubanos en Rusia las condiciones en que estaban los pasajeros (incluida ella) del vuelo 556 que entró a las 2 de la tarde del día 3 al aeropuerto VnuKovo. “Nos detuvieron en inmigración… Antes de arribar al aeropuerto de Varadero nos dijeron que si teníamos todo en regla no había problema y todos arribamos confiados y al llegar aquí solo nos pidieron los documentos sin explicación alguna. Lo más triste es que nos tienen más de 24 horas con solo una comida y sin colchas, tenemos que dormir en los baños para poder amortiguar el frío y solo nos miran y no nos dicen nada… hay hasta niños… Esto es mucho maltrato al cubano”, lamentó.

Libre visado o permiso a discreción

En redes sociales, el consulado justificó la decisión de las autoridades migratorias rusas con que “a pesar de la existencia de un Acuerdo de Libre Visado entre ambos países, los ciudadanos cubanos en cuestión no cumplen los requisitos establecidos por las autoridades migratorias rusas para la entrada a su territorio en calidad de turistas”. Sin embargo, no aclaró en ese comunicado por qué las aerolíneas permiten abordar a ciudadanos que no los cumplen. Tampoco explica si se trata de nuevas regulaciones que los viajeros cubanos desconocen, pero alude al “contexto de la pandemia”: “se debe cumplir con los requerimientos que las autoridades rusas competentes exigen al respecto actualmente”.

Más adelante, como si fuera una información general que las autoridades consulares no relacionan con el caso de los 71 cubanos impedidos de entrar en la más grande capital europea, exponen: “A la llegada a territorio ruso, todos los extranjeros que vengan como turistas deben acreditar el propósito de su viaje (independientemente de la existencia de régimen de libre visado o no), para lo cual deben contar con los siguientes documentos: pasaporte en regla, boleto de regreso, reservación de hospedaje durante el tiempo de la estancia, solvencia económica para garantizar la estancia, seguro médico válido en Rusia con cobertura de COVID-19 y un PCR con resultado negativo válido”.

Esto último relacionado con el coronavirus es lo que más llama la atención de los afectados directa o indirectamente. Aparentemente, los interesados en el tema, ni siquiera sabían de este requisito y al enterarse preguntaron dónde podían obtener el seguro médico con esas características. Un usuario terminó bromeando con que “ni el consulado cubano sabe dónde conseguir el seguro médico pues calla como guerrillero en tortura y no responde la pregunta”. Alguien más preguntó si el seguro médico era la tarjeta de vacunación y el consulado negó, mientras que no faltaron usuarios preguntando si en Cuba hay seguros.

El consulado (otra vez) se lava las manos

“Recordamos que en todos los países las autoridades de control de fronteras tienen la potestad de permitir o denegar la entrada al territorio nacional a extranjeros por las razones que estimen pertinentes”, indica la página en Facebook del consulado como guinda del pastel. En otras palabras, apela a su falta de jurisdicción sobre un terreno en el que son los ciudadanos cubanos los que padecen.

Es el mismo consulado sobre el cual pesaba, en 2020, el cuerpo trans y caribeño de Yeni yaciente en Moscú luego de su fallecimiento. Congelado como el trámite mismo para devolverlo a Cuba “por la pandemia de COVID-19” … El cónsul Eduardo Escandell consideraba entonces que no era un asunto urgente: “Sobre la situación del fallecido, dada la sensibilidad del tema, su conocimiento solo compete a los familiares de este quienes están debidamente informados del asunto”.

¿Tampoco es urgente, ahora, para el consulado, informar sobre los 27 cubanos que no devolvieron de inmediato a la isla? Yolanda Pineda Anfilova dijo no entender por qué si las autoridades cubanas ya saben cuáles son los requisitos existentes en las fronteras de Rusia, autorizan salir de Cuba a los ciudadanos que no cumplen con ellos ¿Por qué esperar a que lleguen aquí y pasen por situaciones tan incómodas e inhumanas? Durmiendo en el piso, sin apenas una alimentación digna. Creo que ya es hora de tomar medidas… realmente parte el alma ver lo que está sucediendo”, insiste.

Por su parte, Alberto Abreu considera que, si bien es un derecho de los rusos exigir lo que crean necesario para entrar a su país, “Cuba o el consulado ruso en La Habana, deben exigir que todos esos requerimientos que exige el gobierno ruso sean comprobados antes de abordar el vuelo”. De lo contrario —expresa— “los pobres cubanos venden hasta sus calzoncillos para comprar un pasaje con un dinero que no ganan y después los devuelven como carneros y lo pierden todo”. Para Abreu “es una vergüenza lo que hacen con los cubanos en todas partes”.

Cada vez menos opciones de escape

“Estoy seguro de que, si fuera un norteamericano o un inglés, las cosas se resolverían de otra manera. Nos tratan como parias en todo el mundo. Hacen un acuerdo de exención de visas para mostrarnos en la prensa políticamente como ‘hermanos’ … ¿a los rusos les piden lo mismo para entrar en Cuba? Entran sin reservación y se hospedan donde quieren y no le preguntan nada en el aeropuerto”, alega en un tono de exaltación por lo sucedido con sus coterráneos. Lo mismo deja entrever Onixy Izquierdo Ruiloba: “Cuando hablamos de 70 cubanos lo vemos como un número aislado, es muy fácil decir o hacer entender que una parte no cumplía con los requisitos, pero la realidad es otra, mejor digan que ningún cubano que haya entrado por ese aeropuerto en esta semana cumplió los requisitos”. “¿En serio?”, cuestiona. “Sean objetivos, algo aquí está fallando… y si siguen viajando por aquí tampoco entrarán”.

En un país con cientos de presos políticos, más de 1.300 personas que han estado en detención por protestar el 11 de julio y varias más por intentarlo el 15 de noviembre, entre ellas menores de edad, se limitan las opciones de “escape”. Si bien fue anunciado recientemente un nuevo acuerdo de exención de visado con Nicaragua, otro régimen autoritario de la región que como válvula abriría sus puertas a los cubanos, del otro lado del mundo se pone en crisis la vía rusa, que dinamiza la economía de numerosos hogares, a la vez que ha servido de tránsito en los últimos años a migrantes cubanos rumbo a la zona Schengen. Tránsito para peligrosas travesías en las que estos arriesgan todo con tal de no volver al país que dejaron. Frente a un gobierno que aprieta a la ciudadanía, siempre hay que preguntarse si una movida como “abrir Nicaragua” implicaría, a cambio, “cerrar Rusia”.

Darcy Borrero

Especial

@cabezamestiza





Source link

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.