Vie. Jun 24th, 2022


La protesta estuvo liderada por Sayde Chaling Chong García, presidente de la Alianza Iberoamericana contra el Comunismo, y Celia Maraña, presidente de la Asociación Cubanos Libres en Barcelona. “Estamos aquí delante del Hotel Meliá porque casualmente el año pasado en este hotel se celebró la Junta Anual de esta compañía hotelera internacional, que lamentablemente tiene negocios con la dictadura cubana y que además es responsable de la esclavitud laboral de sus trabajadores en Cuba”, explicó Chaling Chong.

Indicó que exigen que la empresa “aplique principios éticos y que no se presten a hacer negocios con una dictadura militar asesina, y sobre todo que no se presten a la esclavitud de los trabajadores cubanos”. Según el activista los empleados cubanos no reciben el mismo salario que los españoles, por ejemplo, “una camarera a la que Meliá paga 1.200 euros, la dictadura sólo les da 100 euros”, dijo.

Además, Sayde Chaling Chong responsabilizó a la empresa Meliá de la prostitución de menores de edad que se realiza en Cuba, con el beneplácito del régimen. “Apoyan que vayan muchos desgraciados a Cuba a acostarse con nuestras niñas y con nuestros niños que se están prostituyendo, y probablemente muchos de esos actos de pederastia que son apoyados por la dictadura ocurren dentro de los hoteles Meliá, por eso hemos venido aquí para que los vecinos sepan qué clase de negocio está instalado aquí”, dijo.

No más complicidad

Pero las acciones de los Cubanos Libres en Barcelona no se limitaron a la protesta de calle. “Hemos venido aquí para ofrecerles un pacto que entregaremos por escrito para que apoyen la causa de la libertad de Cuba, para que puedan hacer sus negocios en libertad y con garantía jurídica. Cuando a la dictadura se le gire el moño les van a quitar los negocios”, aseguró el presidente de la Alianza Iberoamericana contra el Comunismo.

El pasado 25 de enero entregaron una comunicación de cuatro páginas a la empresa Meliá, con sede legal en Palma de Mallorca, para condenar sus negocios hoteleros, que hoy en día cuenta con “40 hoteles” en la Isla, por “violar los derechos humanos, civiles y políticos de los empleados cubanos y financiar a la dictadura cubana”. Rechazan la decisión de este grupo hotelero de asociar su marca con un “gobierno criminal y mafioso”.

“El Estado cubano viola, de manera flagrante, todas las convenciones internacionales en materia de derechos humanos. Ha incumplido, de manera grave y reiterada, el ‘Acuerdo de Diálogo Político y de Cooperación entre la Unión Europea y Cuba’. En su consecuencia, ha sido condenado por el Parlamento Europeo en sus tres últimas resoluciones: 2021/2745(RSP) de 10 de junio, 2021/2872(RSP) de 16 de septiembre de 2021, y 2021/3019(RSP) de 16 de diciembre de 2021”, se lee en la carta firmada por el presidente del Consejo Europeo-Cubano Maurice Léveque, Marco Rodríguez de la Asociación Cubanos por la Democracia, además de los abogados Julio Pellitero y Reimel Ariosa Méndez.

Por tal razón, al asociarse con el régimen la empresa española Meliá podría recibir sanciones a través de la “Ley Magnitsky europea”: “se trata de medidas económicas dirigidas contra las personas, físicas y jurídicas, responsables de haber cometido violaciones y abusos graves de los derechos humanos, sus cooperadores y sus asociados”. Recordaron que los hoteles de Meliá en Cuba ya son objeto de sanciones por la “Global Magnitsky Human Rights Accountability Act” del Departamento de Estado de los Estados Unidos (31 CFR 515.209-210, 31 CFR § 515. 337-339).

Asimismo, enumeraron los motivos de por qué el régimen cubano viola los derechos de los trabajadores reconocidos en los Convenios Internacionales de la OIT, de los que España y Cuba son partes (Nº 9, 29, 87, 100, 105, 111, 138, etc.). “Los trabajadores cubanos de los hoteles Meliá en Cuba: no tienen libertad sindical…, se ven obligados a realizar trabajo forzoso y se les mantiene en régimen de semi esclavitud…, no reciben una retribución digna… y sufren discriminación por motivos ideológicos…”.

Recordaron que las empresas españolas y comunitarias tienen “la responsabilidad de respetar los derechos humanos” y deben “proporcionar a las eventuales víctimas de los mismos remedio efectivo”. Sin embargo, “los negocios hoteleros de Meliá en Cuba, NO CUMPLEN CON ESA NORMATIVA”. En fin, exigen suspender cualquier inversión o actividad con el régimen porque incumple la ley española e internacional, y apoyar la instauración de un corredor humanitario.

Se conoció que, en respuesta de estas acciones, la empresa Meliá ha intentado infructuosamente callar a los cubanos libres en España a través de presiones políticas. Mientras, los cubanos en Barcelona gritaron “abajo los cómplices de la dictadura cubana, abajo los cómplices de la esclavitud laboral”, en la que denominaron la protesta número 198, pues se mantienen en las calles desde el pasado 11 de julio.

A continuación, la carta enviada a MELIA HOTELS INTERNATIONAL SA.





Source link

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.