Dom. Jun 26th, 2022


La semana pasada, el fundador de Facebook y también dueño de las plataformas Whatsapp e Instagram, perdió en la Bolsa de Nueva York 31,000 millones de dólares, al tiempo que las acciones de su compañía (ahora llamada Meta) cerraron la semana con una pérdida del 26%, lo que redujo su valor de mercado en casi $240,000 millones de dólares.

Zuckerberg pasó de estar entre las tres personas más acaudaladas del planeta al lugar 13 en solo una semana y vió reducir dramáticamente su manto financiero a $80.700 millones; muy lejos de los 238.000 millones de Elon Musk, el número uno en la lista de la revista especializada Forbes; y de los $185.000 millones de Jeff Bezos, el creador de Amazon, quien se encuentra en el tercer puesto. En el cuarto, aparece Bill Gates con $132.000 millones y en el 7mo, Warren Buffett ($114.500 millones).

Sin embargo, la agencia Bloomberg ubica la fortuna de Elon Musk en 335.000 millones de dólares, lo que lo aleja aún más de Bezos y Buffett, sus contrincantes estadounidenses más cercanos. En el 2020, Zuckerberg tenía en sus arcas 110.000 millones de dólares.

El desplome de las ganancias de Facebook

La caída de Facebook la semana pasada es la mayor sufrida desde la creación de Facebook en el 2005 en California. Sin embargo, el 2021 marcó el comienzo de lo que pudiera ser el final del éxito de Zuckerberg, quien se negó desde un principio a vender su plataforma surgida para entretener a los estudiantes universitarios de Harvard en octubre del 2003.

La decisión de Facebook de ser partícipe directo de la política estadounidense y de cerrar las cuentas del entonces presidente Donald Trump y miles de sus seguidores y mantener la de dictadores y grupos terroristas en todo el mundo, le ha costado extremadamente caro.

Millones abandonaron las plataformas de Facebook, Whatsapp e Instagran en los últimos 14 meses y se mudaron hacia Telegram y otros sitios alternativos. Luego llegó la debacle de las tres plataformas durante una interrupción técnica de más de 13 horas o un supuesto hackeo, que fue descartado por la propia firma, pero que continúa hoy como duda de expertos informáticos.

Sólo en el último trimestre del 2021, medio millón de personas dejaron sus cuentas en la red social más popular del mundo, que ahora cuenta con 1.929 millones de clientes. Por eso el anuncio bastante reservado de su futuro proyecto del metaverso, de ahí el nuevo nombre de la empresa matriz del multimillonario de la tecnología y el descalabro de decenas de miles de millones de dólares en apenas dos días.

El presidente de Meta, durante una reunión virtual con todos los ejecutivos el jueves pasado bromeó al decir que si empezaba a llorar, no era por las noticias del día. Sus ojos rojos y llorosos fueron el resultado de un rasguño en la córnea, señaló, tratando de calmar el ambiente de incertidumbre que ronda ahora al «genio de Facebook» y a sus miles de empleados.

Zuckerberg explicó que la caída histórica de las acciones fue el resultado del débil pronóstico de ingresos de Meta en el trimestre actual, que ya no atrae a los adolescentes ni a los jóvenes como en años atrás por la brutal competencia de Tik Tok, Snapchat y otras redes sociales enfocadas en atraer la atención desde los pequeños de 10 años de edad hasta los de menos de 30 años.

Además de un desastroso informe de ganancias, Meta reveló por primera vez cuánto dinero está gastando en su cambio al metaverso.

El otro gran fiasco de Zuckerberg: Instagram Kids

Otro de los fiascos de Zuckerberg en el 2021 fue la versión de Instagran para niños (Instagram Kids), que tuvo que ser frenada tras las acusaciones de Frances Haugen, una exejecutiva e ingeniera de la compañía, quien entregó pruebas a medios de prensa y a senadores sobre el conocimiento que tenían casi todos los altos jefes de Meta acerca del daño mental que podía ocasionar a los menores el nuevo proyecto.

Haugen, una experta de datos que trabajó en la unidad de integridad cívica de Facebook, respaldó sus afirmaciones con una enorme cantidad de documentos internos de la compañía que ella copió secretamente y entregó a reguladores federales y el Congreso estadounidense.

Un panel de la Comisión de Comercio del Senado examinó la forma en que Facebook utiliza la información de sus propios investigadores que pudiera indicar daños potenciales para sus usuarios jóvenes, especialmente niñas.

En cuanto a política y leyes antimonopolio, Zuckerberg se encuentra en el ojo de un huracán que quizás no lo haga desaparecer, pero sí continuar cerca de un abismo que lo conduciría a cambiar el rumbo de sus estrategias, incluso tal vez hasta abandonar su filosófica pasión por el metaverso. Pero…, conociendo la persistencia y el ego del multimillonario, difícilmente abandonará su nuevo proyecto. La realidad y el karma, como afirman comentarios populares, será la encargada de devolverle o no su poder financiero, su omnipresencia y su cuestionable influencia política.

lmorales@diariolasamericas.com





Source link

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.