Sáb. Jun 25th, 2022


Visiblemente entusiasmado, Morales, que nació en Puerto Rico de padres cubanos, lleva las riendas de la Policía de la ciudad de Miami y conversó con DIARIO LAS AMÉRICAS en exclusiva para exponer sus prioridades, que asegura “siguen siendo las mismas” que presentó al ocupar el cargo ‘en funciones’, tras la sonada expulsión de Art Acevedo.

-Nombrado formalmente jefe del Departamento de Policía de Miami, ¿cuáles son sus prioridades?

Mis prioridades siguen siendo las mismas. En primer lugar, la reducción de la violencia con armas de fuego, porque una ciudad segura es una ciudad que prospera. En segundo, recuperar el apoyo y la confianza de la comunidad. Hemos pasado un tiempo bastante tormentoso, en el que la previa administración hizo un par de cosas que dañaron la reputación de la Policía de Miami, y por ello me puse en contacto con miembros de la comunidad para asegurarles que tenemos el mejor propósito y que existimos para mantener a todos seguros y sanos. En tercer lugar, me encargo de lograr las mejores condiciones físicas y mentales de los hombres y mujeres que trabajan en este cuerpo policial, que han jurado servir con honor y respeto.

-La fuerza policíaca de Miami se enfrenta a una situación muy diferente a la que tuvo hace 28 años, cuando usted comenzó a trabajar para ella. Ahora son casi 1.300 policías y 400 empleados que atienden las necesidades de casi medio millón de personas en la jurisdicción de una ciudad que crece por día.

Podríamos contar con cerca de 1.400 oficiales y en estos momentos estamos en la etapa final de la selección de mil solicitudes [de interesados]. Seleccionamos cerca de 700 por cumplir los requisitos necesarios y ahora, después de aprobar el programa de orientación, agilidad física, salud, sicología y detector de mentiras, contamos con unos 270 que deben continuar el proceso de la academia, que se especializa en entrenar, de donde tendremos los casi 70 que queremos.

– Sabemos que combatir la violencia armada no es fácil. Preguntamos si la Policía necesita leyes más severas para lidiar con esta situación.

Creo que tenemos los recursos necesarios. Por ejemplo, el año pasado, cuando la mayoría de las grandes ciudades reportaron un incremento en homicidios [respecto a la calma que produjo la pandemia de coronavirus en 2020], algunas tanto como un 30%. En contraste, en Miami redujimos los homicidios casi 25%. Y eso fue gracias a la combinación de factores, como el apoyo a la Policía para hacer cumplir las leyes que debemos cumplir.

-Si fuera marzo de 2021 y usted hubiera sido el jefe, como se esperaba, ¿habría hecho algo diferente a la jefatura que fue establecida por la alcaldía?

Creo que las cosas en la vida suceden por un propósito. Lo bueno y lo malo, se aprende de los dos. Lo que pasó tenía que pasar. Primero, no me sentí contento porque uno siempre tiene deseos de mejorar una posición, sobre todo cuando muchos pensaban que yo era el adecuado para tomar la posición, pero inmediatamente reconocí que el individuo seleccionado, con las tácticas aprendidas en otros lugares, tenía más experiencia que yo. Y llegué a la conclusión de que aprendería de él. Pero desde el principio se notó que traía una agenda separada (personal). Qué tenía entre manos, no sé. Eso lo debe contestar él. Pero percibimos que buenas intenciones no estaban en sus planes. Comenzó a dividir el departamento, algo que he tenido que reponer fuertemente. Reparar los daños a las relaciones interpersonales, que desdichadamente ocasionó. Incluso, durante entrevistas pedía incluir incidentes, rumores. Ahí comenzamos a darnos cuenta de que algo no iba bien, de que la fuerza policial se desplomaba, que temían tomar decisiones. Y eso había que pararlo porque esta es nuestra casa, nuestra familia. Todo lo que tengo, la casa, la comida y la educación de mis hijos es gracias a la Ciudad de Miami. A ningún policía le gusta que le digan ‘yo pago tu salario’, pero es verdad. Si no hay dinero, no se puede pagar, así que prácticamente es verdad. Yo siento una deuda con esta ciudad y quiero retribuir todo lo que hizo por mí y mi familia.

-Usted mencionó que “las cosas en la vida suceden por un propósito”. ¿Cree que la Policía de Miami haya salido fortalecida de esa ‘tumultuosa’ situación?

Por supuesto, cien por cien. La Policía, por naturaleza, es escéptica (prudente) y el cambio, si viene con un jefe que viene de afuera, podría ayudar a ‘sacudir’ las cosas, pero ahora sabemos que todo lo que venga de afuera es oro.

-Restaurar la fe y la confianza de la comunidad en la Policía. ¿Cómo planea hacerlo?

Los hechos hablan mucho más que las palabras, y eso es lo que hacemos. Tenemos que poner al frente el interés de la comunidad. Velar por el cumplimiento de la ley con respeto, dignidad y compasión. Y eso es algo que demando a todos los oficiales. Hemos acordado un panel comunitario que provee información, consejos, para conocer las cosas que suceden. Quejas que nos dan, ajustes que aconsejan. Y quiero que sea el espejo que me den las flexiones de la comunidad, para saber cómo estamos tratando a la población. Además, es importante explicar por qué un oficial bajó del carro patrullero con la pistola en la mano. Hemos abierto las puertas de la academia para que el público conozca cómo actuamos y por qué. Es un curso que llamamos Citizens Police Academy y tenemos la información en Miami-Police.org en Internet.

-El martes 9 hubo un incidente en la calle 71 y avenida 10, en el que un hombre resultó muerto porque el agente policíaco temió por su vida. Y usted acudió al lugar a explicar qué sucedió.

Siempre hay que dar la cara. Yo estoy aquí, en una oficina, pero nunca se me olvida que hombres y mujeres oficiales salen a la calle a trabajar. Y ellos son los que enfrentan a criminales y los que ayudan a la comunidad. Siempre voy a salir a respaldar a los policías y explicar a la comunidad qué sucedió. No hay nada más traumático para un policía que hacer uso de fuerza letal. Porque en fin de cuentas, sea un criminal o sea un héroe, es una vida. Y en eso pensamos.

-Hemos oído, y tal vez usted quiera saber, gente alabando a la Policía de Miami por todo lo bueno que hace, aunque otros se quejan de lo que se hace mal. Por ejemplo, bloquear el tráfico al multar a alguien o estar tomando café cuando quizá algo mal podría estar sucediendo a dos cuadras de distancia.

Es cierto, con lo bueno viene lo malo. Somos seres humanos. No somos perfectos, y en algún momento vamos a fallar. Y trato de hacer entender a los oficiales el impacto que sus acciones pueda tener en la comunidad. Yo mismo he estado manejando en la US-1 y he visto a un carro de Policía parado al lado del otro, bloqueando una senda, y me he parado para decirles que ‘hay que estar conscientes del impacto de ciertas acciones’, porque son las 5:30 pm y el tráfico es fuerte. Hay que tener sentido común, aunque se quiera proteger a otros policías. Hay veces que los oficiales no hacen lo correcto y es responsabilidad de los supervisores enfrentar esos temas y poner las correcciones necesarias.

-El anterior jefe de la Policía de Miami habló de “interferencia política” de ciertos comisionados de Miami. ¿Tenemos esos problemas?

En 28 años, ningún oficial electo me ha dado una orden. Quejas sí, que vienen de los vecinos de su distrito. Sea prostitución en un lugar o un tiroteo. Pero interferencia, no. Si alguien lo interpreta como ‘interferencia política’, no sé. Yo lo interpreto como necesidad comunitaria.

-Hoy cuenta con el apoyo del alcalde y de la Comisión. Eso ayuda.

Mi padre me enseñó a no quemar un puente que no debo quemar. Y por eso doy mucha importancia a las relaciones interpersonales. Si no hay que fajarse con alguien, por qué nos vamos a fajar con alguien. Siempre hay maneras de tratar diplomáticamente a la gente. Y mi madre me enseñó a tratar a la gente como yo quisiera que la gente me trate. Trato a todo el mundo con respeto. De vez en cuando tiro un ‘papo’ (una respuesta contundente), pero lo hago con respeto y cariño. Conozco mi trabajo y mi lugar dentro de la dinámica de la Ciudad de Miami.





Source link

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.