Lun. Jun 27th, 2022


El llamado ha sido bien diáfano: Un boicot financiero a Twitter y contra su nuevo dueño, Elon Musk, quien le ha declarado la guerra abiertamente a la censura de la extrema izquierda y al antiamericanismo de grupos radicales de la misma tendencia política.

El complot global de la izquierda contra Musk

Entre los grupos firmantes del texto se encuentra la organización promotora del extremismo socialista, Open Society Foundation, de George Soros; Accountable Tech, Media Matters y el grupo feminista Ultraviolet.

La Coalición Nacional de Medios Hispanos y el grupo de derechos digitales Free Press también firmaron la carta contra las libertades individuales.

Musk tuiteó su respuesta a la misiva: “¿Quién financia estas organizaciones que quieren controlar su acceso a la información? Investiguemos…“. No es muy complicado encontrar los lazos entre las principales figuras de la izquierda internacional».

“La luz del sol es el mejor desinfectante“, agregó Musk.

Accountable Tech es un grupo con sede en Washington DC dirigido por Jesse Lehrich, vocero de política exterior de Hillary Clinton y sobrino de David Axelrod, el asesor principal de Barack Obama.

Media Matters se creó en mayo de 2004 por David Brock, un ex periodista conservador que se volvió de extrema izquierda y que ha sido el principal recaudador de donaciones de Hillary Clinton y de Joe Biden en las últimas dos elecciones.

UltraViolet es la organización más nueva dentro de las firmantes. Nacida en 2012, responde a la Fundación Novo, de Warren Buffet, y a varios sindicatos, entre ellos la Federación Estadounidense del Trabajo-Congreso de Organizaciones Industriales (AFL-CIO) y la Federación Estadounidense de Maestros.

Otro signatario, con sede en Gran Bretaña, es el «Centro para Contrarrestar el Odio Digital», dirigido por Imran Ahmed, exasesor de figuras redicales del Partido Laborista.

“El Centro es mejor conocido por trabajar con Rachel Riley para eliminar a la controvertida comentarista de derecha Katie Hopkins de Twitter y al comentarista David Icke de Facebook y Youtube“, según Influence Watch.

Representantes de algunos gobiernos europeos también están involucrados mediante Access Now en el llamado al boicot a Twitter bajo la dirección de Elon Musk. Este grupo impulsa la agenda globalista 2030 del Foro de Davos y responde a los intereses del progresismo (socialismo) europeo en países como España, Suecia y Alemania. Entre sus principales patrocinadores se encuentra la organización de Soros.

Una carta que incita a la división y a la censura

Con lo anterior, sobran elementos para determinar la relación y el origen de la carta que promueve el odio a los valores conservadores, a la libertad en sentido general, cultiva la división de las sociedades contra el pluralismo democrático, la reducción de los derechos individuales y defiende el globalismo dirigido por una élite al mismo estilo de las dictaduras, pero a nivel universal.

La carta fue enviada a empresas como Coca-Cola. Apple, Disney, Best Buy, Kraft y HBO, propiedad de WarnerMedia, la matriz de CNN.

“Como principales anunciantes en Twitter (TWTR), su marca corre el riesgo de asociarse con una plataforma que amplifica el odio, el extremismo, la desinformación sobre la salud y los teóricos de la conspiración”, dice la carta, y agrega: “Sus dólares publicitarios pueden financiar el proyecto vanidoso de Musk u obligarlo a rendir cuenta»

El texto, cuyo primer portavoz fue CNN, insta a los anunciantes a hacer que sus próximos acuerdos publicitarios con Twitter dependan de los cambios en la política de la plataforma bajo Musk.

El CEO de Tesla y fundador de SpaceX se ha comprometido a restaurar la «libertad de expresión» en Twitter y contra la eliminación de contenido y las prohibiciones de cuentas.

Mush se ha convertido en el segundo Donald Trump para la izquierda y la izquierda radial socialista, por eso ahora la prensa liberal tanto en EEUU como a nivel internacional arremete contra Musk





Source link

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.