Mar. Jun 21st, 2022


El acuerdo con el régimen iraní surge tras salir a la luz informaciones que luego confirmó el Departamento de Estado sobre el acercamiento que Ortega buscó con Estados Unidos, contacto que habría hecho a través de su hijo Laureano Ortega-Murillo, pero el régimen se habría acobardado cuando un funcionario del Departamento de Estado viajó a Nicaragua para el encuentro.

El analista político nicaragüense en el exilio, Eliseo Núñez, dijo que el acuerdo bilateral solo beneficiará a la cúpula del régimen de Ortega y pone en aprietos al sistema bancario nicaragüense porque Irán es un país sancionado por Estados Unidos, y Nicaragua está también en el radar de las sanciones.

“El beneficio no es para el país, es para ellos y adicional a esto pone al sistema financiero en problemas porque al entrar Irán como un jugador en la economía nicaragüense ya el sistema financiero está en problemas porque Nicaragua está en la lista por todos los sancionados, eso aumenta el problema y el costo de transacciones en Nicaragua va a ser cada vez más alto, entonces esto es contraproducente”, acotó Núñez.

Una cuarentena de altos funcionarios del régimen y al menos seis miembros de la familia directa de Ortega, entre ellos cuatro de sus hijos, su esposa y vicepresidenta Rosario Murillo, y su consuegro Francisco Díaz, jefe de la Policía, están en la lista de sancionados por Estados Unidos.

El político nicaragüense en el exilio, Víctor Cuadras, uno de los líderes de las protestas de abril de 2018, sostiene que Ortega está permitiendo el uso del territorio nicaragüense para respaldar el terrorismo y el espionaje iraní en la región contra Estados Unidos, y afianza sus relaciones con el fin de convertirlas en un tema de negociación.

Eso, a su juicio, es sumamente peligroso y considera que tanto Estados Unidos, Canadá como la Unión Europea deben prestar atención “porque no solamente se ha consolidado la presencia iraní en Venezuela y en Cuba, ahora Irán envía una comitiva de alto nivel a Nicaragua y firma un acuerdo oscuro en el que se desconocen los detalles, hasta ahora”, apuntó.

Núñez coincide es que estos dos países pretenden hacer de esa alianza un tema de negociación con Estados Unidos. “Ambos [Ortega y los iraníes] se utilizan entre sí. Irán ahora tiene una palanca de negociación adicional que consiguió poniendo una bota en Nicaragua, ahora por cualquier razón tenga que sentarse con los Estados Unidos ya no es Irán como la potencia regional del Medio Oriente, sino que ahora tiene dos bases de operaciones económicas, una en Venezuela y otra en Nicaragua”.

Irán ha enviado buques con Petróleo a Venezuela para ayudar al régimen de Nicolás Maduro a evadir las sanciones por corrupción y violaciones a los derechos humanos. Núñez sostiene que “es parte del mismo sistema que ahora incluirá a Nicaragua”.

“El Supremo Sueño de Bolívar”

Para Núñez no es viable la inversión de la refinería “El Supremo Sueño de Bolívar”, por los altos costos de la energía en Nicaragua.

“Si no tienes energía barata no es rentable refinar petróleo y esa es una de las razones por las que Nicaragua ha dejado de refinar petróleo y compra el producto terminado”.

Nicaragua es el país de Centroamérica con los costos de energía más cara en la región, seguido por Honduras y Costa Rica.

“Para ponerlo en perspectiva, en Nicaragua no es rentable ni siquiera incubar aves de corral, sale más barato llevar las gallinas ponedoras de un día de nacida y los pollos de engorde de Jacksonville, Florida a Nicaragua con todo y el [costo del] viaje en avión [que representa y en comparación con] el costo de la energía para incubar aves de corral. Las refinerías gastan mucha más energía que eso”, indicó.

Pero lo grave para el analista es que la refinería financiada por los iraníes tendría que comprar la energía a la empresa norteamericana New Fortress Energy LLC, que produce gas natural y está ubicada a escasos 200 metros de “El Supremo Sueño de Bolívar”.

“La pregunta sería, qué implicaciones tendría que Irán, un país sancionado por Estados Unidos, reciba suministro de energía de una empresa norteamericana, ya sea de manera directa o indirecta. Es evidente que el tema de la energía es así cómo lo piensan solucionar, pero no hay forma de que sea rentable”, apuntó.

Estados Unidos prohíbe a las empresas de su país realizar negocios con países, instituciones o personas sancionadas.

El acuerdo suscrito entre Nicaragua e Irán cuenta con la aprobación de Venezuela porque utilizaría la infraestructura creada por la empresa estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA) y Alba de Nicaragua S.A., (Albanisa), subsidiaria de la primera, creada por la ayuda petrolera del chavismo a Ortega que supera los 4.000 millones de dólares. Ambas empresas están sancionadas por Estados Unidos por corrupción.

El frustrado acercamiento de Ortega a EEUU

“Si ya se filtró es porque el acercamiento no llegó a ningún término, guardas la confidencialidad mientras hay posibilidades de llegar a concretarlo, una vez que no llegas a un acuerdo entonces tienes otra arma que es filtrar para dejar en evidencia al que se te acercó, que fue lo que sucedió en este caso porque no fue una filtración no oficial, fue básicamente oficial. Cuando se filtró no había negociación en curso, al menos en este intento, no significa que después no pueda haber”, subrayó Núñez.

El analista evalúa que Ortega cuando vio la invasión de Rusia a Ucrania y el acercamiento de Estados Unidos con Venezuela asumió que era un buen momento para jugar cartas adicionales. “Cuando ya tuvo información de que Venezuela no tuvo un arreglo total con Estados Unidos, que no aparenta serlo, solo en cosas muy parciales, y vio que podía sostenerse apoyando a los rusos, perdió el incentivo; sin embargo, lo que se filtró es que Ortega quiere cambiar todas las sanciones por los presos políticos, es decir, no está ofreciendo libertades ni la democratización del país”, subrayó el analista político.

@FloresJudith7
Jflores@diariolasamericas.com





Source link

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.